Social Icons

rss feed email

domingo, 5 de diciembre de 2010

Las rayas del tigre

Ocurrió en 2004 en el zoológico de California: una tigresa dio a luz a 3 cachorros prematuros con poco peso y tamaño, por lo que que murieron al poco de nacer. Aunque se recuperó del parto, la tigresa empezó a ponerse mustia y su salud declinaba. Los veterinarios entendían que se debía a la depresión por la pérdida de sus cachorros. Por ello decidieron que si se encargaba de otros cachorros, tal vez mejoraría.

Después de buscar en otros zoológicos del país, comprobaron que no habían cachorros de tigre que pudieran ser traídos al lado de la tigresa. Pero esto no arredró a los veterinarios, que decidieron algo que nunca se había intentado en el zoológico anteriormente: traerle toda la camada de los lechones de una cochina que acababa de morir en el parto. "Vistieron" a los lechones con una tela que imitaba la piel de tigre, los colocaron a su alrededor, y la tigresa, felizmente engañada, recuperó su salud.

La moraleja, desde el punto de vista de los cochinos, es bien sencilla: si te encierran con un tigre, tu más tigre que nadie. Que no sospeche que no eres un feroz cachorro sino pura y simple comida.

1 comentario:

ATIARCAR dijo...

Lo jodido es el tigre casi nunca es tonto, y terminamos fritos con ajo y orégano como guarnición de un buen gofio porque, para el carnívoro tigre, el objetivo final es la pella.
Salud.