Social Icons

youtube rss feed email

Featured Posts

Para escribir he nacido

Para vivir he nacido,para escribir estas cosas que te cuento,para hablar del tiempo deslizándose árido como la sal o amable como la brisa.

Camaradas

Necesitamos un arte que saque a la república del fango (Vladimir Maiakovski).

Sobre nuestros escudos

Hubo un tiempo en que pudimos haber llegado al tiempo. Ahora los augures sacan beneficio de cada profecía y en los desiertos del corazón yacen las flores en el pelo, el guirre, Ho-Chi-Minh.

Hombres libres

Cuando soplan el siroco y la calima, queda un lugar habitable aún en este territorio: algo de dignidad en la desgracia, algo de estoicismo en el sufrimiento, algo de coraje en la desdicha, el valor indomable de los hombres libres.

Adargoma

La fila india del Adargoma, con la formación que ganó el campeonato juvenil de Gran Canaria en 1976.

lunes, 1 de marzo de 2021

Plano

 
La ciudad nació imperfecta, una pústula 
de avaricia encarnada en barbacana, 
con un embarcadero, una ermita 
y cuatro casas de piedra y argamasa, 
plagadas de aspilleras y arcabuces. 
 
Poco a poco se hizo paisaje y algarabía, 
puerto de esclavos y embarque de mercancías; 
se rodeó de las moradas de los siervos 
alcanzando su olor y su forma plena. 
Nada como la ciudad, 
nada como su atmósfera y su textura, su superficie 
de liquen y sus noches encendidas. 
 
Sopla un viento gris desde sus bocacalles, 
un humo espeso de lascivia y gasolina, 
de detritus, de desesperación y de calima, 
recorriendo este archipiélago de moles 
cubiertas de hollín y criptografía. 
 
Como una vieja bestia, cada día renace 
en una matemática distinta e insoluble, 
llena de calculaciones, de albañiles, 
de incógnitas solo descifrables 
en túneles húmedos y escondidos 
donde trafican los banqueros y las ratas. 
 

lunes, 1 de febrero de 2021

Maestra

 

Llegas, maestra, en otoño
a enseñar las fábulas y la vida,
las metonimias y los números romanos.
Acudes al sur calcinado de mi patria
o al pie de los volcanes encendidos,
allá donde se atisbe el futuro
o resista en piel una esperanza.

Cargada de libros y libretas,
de programas, dictados y bolígrafos,
te enciendes al contacto de los niños
o caes asesinada por las administraciones.

Yo hubiera querido tu trabajo duro,
la pasión con que penetras la inconsciencia,
la señal de tu nombre en las almas
a la luz de las mañanas venideras.

Pero sólo puedo amar tus ojos cansados,
tus manos morenas blancas de tiza,
tus labios entreabiertos que me enseñan.

miércoles, 13 de enero de 2021

Ariadna


Alguien en la calle te pregunta
por una dirección o un rastro,
por un edificio o una quimera,
atravesando el espacio que le separa
y te separa. Entonces
atisbas un rostro que puede ser el tuyo,
o una mirada perdida,
el gesto de una mano
o la curva de una cadera.
Trazas en el aire una línea
indicando un rumbo o una derrota.
Da igual donde señales. No importa
la belleza de Teseo o su apostura:
no hay hilo que seguir a parte alguna
ni salida para este laberinto.


Imagen de cabecera de esta entrada: 
Composición sobre el cuadro Ariadna abandonada de J.W. Waterhouse

martes, 1 de diciembre de 2020

Chófer


Al amanecer sube al esqueleto metálico
para cruzar las calles como arboledas
dejando atrás el hogar y el humo.
Siempre adelante, al corazón del torbellino,
a la ondulante tormenta de tráfico y de criaturas,
rodando, rodando, rodando.

Descifra el movimiento y las distancias,
los giros, las vueltas, las palpitaciones,
para recorrer la jornada y el relámpago,
las señales, las ondulaciones, los signos,
rodando, rodando, rodando.

Su alma es ancha y el camino largo.
Un día y otro día y otro día,
dibujando las mismas líneas
en la alfombra urbana.
A nadie interesa su corazón,
ni los surcos en su rostro anónimo,
ni su religión, ni sus amantes.
Sólo que siga en el asfalto,
rodando, rodando, rodando.

A veces busco en su mirada
un territorio común donde encontrarnos,
un reconocimiento trémulo y apresurado.
Otras veces sospecho que me escucha,
que percibe mi tristeza o mi cansancio,
mientras cierra las puertas y seguimos
rodando, rodando, rodando.

Marca la ruta de mis palabras.
Yo consigo trayecto y poesía,
movimiento, dirección, sentido.
Metáforas que se desplazan. Aire.
Y él sigue
rodando, rodando, rodando.