Social Icons

rss feed email

sábado, 26 de marzo de 2016

Hora colonial

Este fin de semana, la metrópoli española, siguiendo las directivas de la UE, nos impone un cambio de horario que no tiene sentido alguno en nuestra latitud. Una medida que puede ahorrar energía en los países nórdicos, con pocas horas de luz al día, pero que es absurda en el paralelo 28.

Que anochezca a las nueve de la noche no supone ahorro alguno cuando la mayoría de los trabajadores han terminado su jornada antes. En cambio, ahora que ya llegábamos al trabajo con la luz del día, habrá que volver a encender las luces por la mañana. O sea que jeringamos nuestros biorritmos para nada.

Pasa lo mismo con el curso escolar. Agosto es el mes de más calor en Europa. En Canarias, en cambio, es septiembre, y casi octubre. Pero hay que ser "europeos", aunque nos asfixiemos. Es lo que tiene el colonialismo. Que asfixia.

No hay comentarios: