Social Icons

rss feed email

sábado, 22 de agosto de 2015

Furtivos


La conversación al fondo
llena de impaciencia los sentidos.
De pronto,
una palabra ronca,
un aroma,
una mirada,
desatan el delirio de labios,
de dientes,
de latidos,
de saliva.

Con premura y palpitaciones,
los "no debería hacerlo"
y los "esto es un desatino"
caen al suelo
arrancados con la ropa.

Y ya sólo
corazones desbocados,
pieles ardiendo,
manos,
sudor,
dedos,
orificios,
delicia,
genitales,
locura.

Después
la respiración,
la ternura,
la felicidad.

Y el miedo.


No hay comentarios: