Social Icons

rss feed email

sábado, 1 de marzo de 2014

No hay justicia

Los jueces se visten de negro para intimidar a los acusados. Sombríos y prepotentes, atemorizan con su poder para disponer de la hacienda, la libertad y la vida de las personas. De las personas pobres, claro. Los ricos -con quienes "socializan" y se van de fiestas y francachelas- no les temen. Si algún juez se pasa con alguno de ellos, termina sin toga en el ostracismo, o algo peor. 

Los jueces, con los que vale más no toparse, no son más que los legitimadores de un sistema injusto. No pueden repartir sino injusticia. Su poder real viene dado de la aquiescencia de los poderosos. Y de las armas de policía y ejército. Sin ellas no son más que leguleyos, meros burócratas del tres al cuarto. 

Cuando cae el poder del que son lacayos, pierden toda autoridad y toda arrogancia. Los fusiles se les vuelven en su contra. Y pasamos de tener administración de Justicia a tener simple y sencilla justicia, humana, terrena, rebelde, multicolor.

Tribunales populares, o sea.

No hay comentarios: