Social Icons

rss feed email

viernes, 30 de mayo de 2008

Día de tópicos

Frente a las ansias de autode-terminación, el reformismo postfranquista esgrimió las autonomías. Pero la propia autonomía es, en Canarias, parte del mecanismo de dominación colonial. El llamado Día de Canarias no es más que un pegote institucional, sin otro arraigo que las actividades escolares.

Hoy vuelven a marearnos con tópicos y con tipismos, más propios de los Coros y Danzas de la Sección Femenina del partido único del fascismo que con la realidad de Canarias. Chirigota, televisión autonómica y banalidades para enterrar la incipiente identidad de nuestro pueblo.

El objetivo del engendro autonómico en nuestro país fue doble. Por una parte, impedir que Canarias accediese a una autonomía de primer rango (la famosa vía del 151), como Cataluña o Euzkadi. De otro lado, cerrar el paso a la Unión del Pueblo Canario (UPC), tranquilizando así a los poderes fácticos del cierraspaña, que estaban de los nervios.

Desactivada la UPC y amarrado un sistema electoral que garantizaba el dominio del caciquismo de cada isla, los poderosos respiraron tranquilos. Ya sólo quedaba reducir la canariedad a una cosita folclórica y la autonomía a una fuente de financiación empresarial. Y en esas estamos. Ya somos unos indígenas buenecitos, con su traje típico y todo.

Los niños de papá, que jugaban a ser rojos y nacionalistas, son hoy colocados adultos partidarios acérrimos de la indivisible unidad de España y del sígueme mandando perras que yo sé a quién se las reparto. Con tanta subvención, los empresarios ya no saben en qué gastarse los cuartos. En veinte años hemos conseguido una inmigración que hace que los nuevos colonos (blancos) sean más del 25% de la población residente, y los canarios una minoría étnica en islas como Fuerteventura y Lanzarote.

Eso sí, se ha canarizado la pobreza. No sólo ocupamos los puestos subordinados en nuestra sociedad, sino que la media de sueldo de un canario es la mitad del promedio de lo que gana un español en las Islas. Batimos los récords europeos de menor ahorro familiar, de no llegar a final de mes, de fracaso escolar, de precarización laboral, de paro, de menores salarios y de jornadas laborales más largas (y sin cobrar horas extras).

El reparto del botín entre los empresarios “amigos” ha alcanzado límites insospechados. El medio ambiente arrasado para que esa burguesía pelotari obtenga esos tremendos beneficios. No va a quedar ni un metro cuadrado de “paraíso”. Nuestra cultura convertida en un paripé para engorde de los afectos al régimen. Y una canción de cuna como himno para adormilarnos del todo. Aquel en que digamos basta será, de verdad, el día de Canarias.

Mientras tanto, píquenmelo menudo, que lo quiero para cachimba.

Non Trubada canta Agüita de amor


[La consulta de Ibarretxe. Javier Ortiz]

No hay comentarios: