Social Icons

rss feed email

Featured Posts

Para escribir he nacido

Para vivir he nacido, para escribir estas cosas que te cuento, para hablar del tiempo deslizándose árido como la sal o amable como la brisa.

Camaradas

Necesitamos un arte que saque a la república del fango (Vladimir Maiakovski)

Sobre nuestros escudos

Hubo un tiempo en que pudimos haber llegado al tiempo. Ahora los augures sacan beneficio de cada profecía y en los desiertos del corazón yacen las flores en el pelo, el guirre, Ho-Chi-Minh.

Hombres libres

Cuando soplan el siroco y la calima, queda un lugar habitable aún en este territorio: algo de dignidad en la desgracia, algo de estoicismo en el sufrimiento, algo de coraje en la desdicha, el valor indomable de los hombres libres.

Adargoma

La fila india del Adargoma, con la formación que ganó el campeonato juvenil de Gran Canaria en 1976.

sábado, 25 de junio de 2016

Albañiles


Con su sudor transmutan el aire
en metal y hierro, y cada día
hacen crecer la sustancia
con la alquimia del hormigón
y de sus manos.

El oleaje inmóvil de los edificios
se eleva de la arena y del basalto,
invadiendo el espacio y la perspectiva
como un álgebra vertical desatada.

Los ladrillos avanzan con agua y con cemento,
con brazos y fiambreras,
con la voluntad del hombre
y la abolición de la geografía.

La marea de albañiles trepa en andamios,
deja una espuma de catedrales y rascacielos,
de paredes que suben empecinadas
al asalto de las nubes y del cielo.

Cantan las paletas al ritmo de las hormigoneras
construyendo las cuevas de la gente,
sus cavernas, grutas o moradas,
los nidos del sueño y las familias,
las cavidades donde palpitan heridos
los habitantes de las ciudades,
los miradores donde los sabios
contemplan las estrellas.

sábado, 11 de junio de 2016

Guagua


Siguiendo rutas oscuras y salvajes
las metálicas ballenas amarillas
surcan el océano de la multitud agazapada.
Aquí devoran el krill humano.
Más allá lo vomitan en la marea.

A través de sus costillas transparentes
me asaltan miradas vacías,
un rostro y otro rostro y un destello,
algo a la vez hostil e indiferente.

sábado, 28 de mayo de 2016

Deambulación del poeta


Con las mujeres y los hombres sale al frío
de las aceras mojadas y sus aromas,
vistiendo el color del agua oscura
que se vierte en esquinas desoladas.
Bulle en su cabeza el lenguaje de los arquitectos,
las silenciosas señales trazadas
en las piedras que cercan la tierra
y fragmentan el aire.

Forma parte de estas calles y de sus ventanas,
del empedrado y los semáforos,
del hormigón, de la arena,
de los árboles ennegrecidos.
En este territorio navega solitario,
vagamente furioso y estremecido,
perdido a veces, mientras se reconoce
en la silueta sombría de sus hermanos.

De nuestro aliento roba sus palabras.
De nuestro dolor construye su poesía.
Cada verso es una mueca. Un rictus.
Un dolor a solas. Un trazo de sangre
escrito en su libreta.

El rastro del vampiro.