Social Icons

rss feed email

domingo, 13 de marzo de 2011

Impaciencia


Lo explicaba Bertolt Brecht: “Pero también nosotros, que ya no cultivamos el arte de la paciencia / sino, más bien, el arte de la impaciencia; / nosotros, que con consejos de carácter bien terreno / incitamos al hombre a sacudirse sus tormentos; nosotros / pensamos, asimismo, que a quienes, / viendo acercarse ya las escuadrillas de bombarderos del capitalismo, / aún siguen preguntando cómo solucionaremos tal o cual cosa / y qué será de sus huchas y de sus pantalones domingueros / después de una revolución, / a ésos poco tenemos que decirles.

Debe ser que me voy haciendo viejo –y, por lo tanto, cascarrabias–, pero cada vez tengo menos paciencia. Menos paciencia con el sectarismo, con la estrechez de miras, con la ignorancia convertida en virtuosismo –y, por lo tanto, sin voluntad de remedio–, con la mentira descarada, con la estulticia electoralista, con la desidia, con el miedo elevado a la categoría de razonamiento. Cada vez me da más pereza escribir, argumentar, esforzarme en combatir los nudos gordianos de la estupidez humana.

Tal vez, ya digo, me esté volviendo viejo. Acaso simplemente perezoso. O, como en el viejo chiste, mi oración sea: “Dame paciencia, dios mío. Pero ya, ¿eh? ¡Ya!”.

1 comentario:

ATIARCAR dijo...

No es paciencia lo que nos va haciendo falta, son buenos cuajos para no saltar a la primera. Ver como “muchos” echan mano de la calculadora para teorizar acerca de lo que mayores beneficios para la sociedad pasan por pisar moqueta (...y tienen el descaro de encargarla ROJA al externalizado servicio de “solados y parquets de edificios PÚBLICOS”) Ayer compartí potaje con un cuñado ahora socio de verdes, sociatas rebajados con coca-cola y conejeros aficionados al transformación de la batata y el queso en cuentas corriente y de los de la peña del ferrocarril. La verdad es que me sobró paciencia y me faltaron cuajos para tirarle el gofio por la cara, más que nada por ver si el alimento de mi pueblo le producía algún tipo de sarpullido. Lo jodido es que como bien dices nos vamos haciendo viejos y ya empieza a joder que nos quieran recalificar hasta las barricadas.
Salud, paciencia y cuajos para continuar en la brega.