Social Icons

rss feed email

lunes, 29 de septiembre de 2008

La verdadera razón de la condena a El Día

No descubro ningún nuevo continente si constato que El Día es un periódico de derechas. Ni más ni menos que la práctica totalidad de la prensa en Canarias. Tampoco es novedad que la línea editorial de El Día tiene un talante xenófobo contra los inmigrantes provinientes de los países pobres, y en especial los africanos. Tal cual las editoriales y artículos de fondo leídos en La Gaceta, Diario de Avisos, La Provincia, La Opinión o Canarias7.

Es verdad que El Día es asquerosamente insularista. Ni más ni menos que todos los demás. Cierto es que se pasa de ofensivo en sus ataques a Gran Canaria, a la que tacha de origen de todos los males del universo mundo. Pero nada de esto es novedad: lo viene haciendo desde hace décadas, sin que las instituciones metropolitanas o coloniales se hayan atrevido a toserle.

El parlamento autonómico, que ha tenido sobradas ocasiones para salirle al paso, algunas ante ataques de integrismo insularista mucho más extremos, es ahora cuando, en solemne y unánime declaración, "manifiesta su firme rechazo ante los ataques a la unidad de los canarios y la dignidad de la Isla de Gran Canaria, y sus ciudadanos, así como a las ideas xenófobas y a la incitación y a la subversión del orden constitucional, que reiteradamente se defienden en 'El Editorial' del periódico El Día".

¿Qué es lo que ha provocado esta santa cruzada y desgarramiento de vestiduras que no estuviera ya en el periódico? Solo una cosa: la "subversión del orden constitucional". Es decir, los deslices de El Día defendiendo, aunque sea "de aquella manera", la posibilidad y hasta la conveniencia de la independencia de Canarias.

¡Hasta ahí podíamos llegar! He aquí, desvelado, el temor profundo que ha movido a resollar a quienes callaron durante muchos años ante otras campañas de Don Pepito. Siguiendo la estela de pronunciamientos de los altos mandos militares españoles en Canarias, los diputanómicos han hecho un pronunciamiento de arribaspaña de aquí no te menees.

En plena redefinición del pacto colonial histórico, con los fondos europeos en vías de desaparición, la "ultraperificidad" que no pita y la RIC en cuestión, uno no se cree que este "independentismo" del sector de la burguesía canaria representado por la línea editorial de El Día, vaya en serio. Suena más a mover el muñeco para renegociar las condiciones de la dependencia.

Es posible, sin embargo, que alguna parte de esa burguesía, ante una Europa que ya no les está sirviendo, puedan barajar la opción independentista. Al menos, lo suficiente para asustar a sus señorías los empleados del colonialismo. Y es que el asunto de la independencia en Canarias es "peligroso": esto no es una cuestión de derechos nacionales europeos, sino de pura y simple descolonización. Y, claro, tiemblan las piernas del Estado.

En su declaración dicen sus unánimes "señorías" que el parlamento autonómico es "legítimo representante del pueblo de Canarias y expresión de su libre y democrática voluntad en las urnas". O se les cae la cara de vergüenza a ellos, o se nos tiene que caer a los ciudadanos. O sea.


Calle 13interpretan Querido FBI

No hay comentarios: