Social Icons

rss feed email

sábado, 25 de junio de 2016

Albañiles


Con su sudor transmutan el aire
en metal y hierro, y cada día
hacen crecer la sustancia
con la alquimia del hormigón
y de sus manos.

El oleaje inmóvil de los edificios
se eleva de la arena y del basalto,
invadiendo el espacio y la perspectiva
como un álgebra vertical desatada.

Los ladrillos avanzan con agua y con cemento,
con brazos y fiambreras,
con la voluntad del hombre
y la abolición de la geografía.

La marea de albañiles trepa en andamios,
deja una espuma de catedrales y rascacielos,
de paredes que suben empecinadas
al asalto de las nubes y del cielo.

Cantan las paletas al ritmo de las hormigoneras
construyendo las cuevas de la gente,
sus cavernas, grutas o moradas,
los nidos del sueño y las familias,
las cavidades donde palpitan heridos
los habitantes de las ciudades,
los miradores donde los sabios
contemplan las estrellas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Resulta patético ver todavía a gente hablando de Marx y Lenin.

El comunismo está muerto y fracasado, tanto como Dios y sus sinónimos, cosa que usted de sobras sabe bien ciertas

Entiendo que como pasatiempo entretenga un montón, eso sí.

Pues nada: siga usted disfrutando largando en el desierto.