Social Icons

rss feed email

sábado, 30 de enero de 2016

Emboscado


Agazapado en la azotea
te escondes de los helicópteros artillados
que vigilan desde el cielo.

Acuclillado abrazas el Kaláshnikov.
Revisas una vez más la munición.
Agachas la cabeza.
Contienes la respiración.
Fuera acecha el leopardo
que ya te daba caza en las sabanas de África.
El hambre que te devoraba,
que se llevaba a los hijos.
Y los caprichos del señor feudal,
y la sed, y la tos, y el frío,
y la peste bubónica.

Sientes el aliento denso
del monstruo siempre enemigo:
los conquistadores españoles,
las tropas de asalto de las SS,
los marines yanquis,
Mauthausen,
el holocausto nuclear.
Su sombra se extiende más allá,
el poder,
las alas negras,
el miedo.

Amartillas el arma.
Sólo hay una forma de vivir.
Te pones en pie.
Apuntas.
Respiras.
Disparas.


No hay comentarios: