Social Icons

rss feed email

sábado, 28 de marzo de 2015

Outsider

Adquiriste una deuda con la sangre que circula en tu sangre
y ha dado forma al curso de tus días, aunque no lo sepas.
La banca gana siempre en esta apuesta,
amenazando con borrarte,
mientras te preguntas cuanto tiempo te queda
antes de que den con tus huellas y derriben tu puerta,
implacables, feroces, para ningunearte,
para encerrarte en el arcón del olvido,
rindiendo culto en sus selectas capillas a un dios nauseabundo.
Todo lo que has hecho a nadie importa,
y cualquier medio para dejarte fuera les parece lícito;
como cirujanos cortan el cordón umbilical
que te une al alma de los hombres;
como rastreadores amenazantes
te cazan como a una fiera acorralada y triste.
Después se comen tu corazón
con la espesa salsa de la indiferencia,
y se felicitan por no haberte dejado pasar sus extrañas fronteras.
Una palabra, un simple gesto, y no habrás existido nunca.
Confinado en una celda hecha de manuscritos rechazados,
alzan a tu alrededor espesos muros de silencio inerte.

Te reconozco, hermano,
porque también nadan en tinta mis glóbulos rojos,
también soporto actitudes hoscas y desprecios densos,
páginas confinadas en el desierto de las tinieblas exteriores,
donde deambulamos como fantasmas intraducibles y ciegos,
ateridos.

(De Exopiélago)

No hay comentarios: