Social Icons

rss feed email

sábado, 11 de octubre de 2014

Pleaisla

Somos espectros abandonados con sigilo sobre la orilla,
en los días siempre blancos de un mar muerto interior,
donde no golpean las olas ni se quiebra la marea.

Gentes que llegaron abatidas a través del océano
para desembarcar en un tiempo uniforme y espeso,
las familias que no tenían apellidos ilustres,
ni pendones amarillos, ni blasones pálidos, ni jesuitas fríos.

Con paciencia humillada y compacta como común substancia,
frente a los dueños de la tierra y el agua, los bajeles fantasmas,
los piratas corroídos por el yodo y las mesas inaccesibles,
el enemigo,
con todos los vicios de los atridas y los sueños venenosos.

Náufragos de este malecón a la deriva,
de este país sumergido, un desvanecimiento de costumbres y razas,
una clepsidra rota que gotea resignación y miedo y resentimiento,
el pecho inundado de herrumbre en el pálpito y en los latidos.

Alguien vendrá a estas islas que se pudren en el tiempo,
como un rayo de luz largamente propagado.

Aquí nos quedamos desvencijados y heridos,
dispuestos,
acechando.

No hay comentarios: