Social Icons

rss feed email

sábado, 18 de octubre de 2014

Dándole vueltas (un cuento en blues con cigarro)

Gira el caimán y me habla:
-Alcanzar lo profundo y no quedarse en lo superficial; afronta la verdad y no las apariencias–.

Sí, pienso, pero lo profundo es lo que está en la raíz, lo radical. En cambio, en la superficie se vive más cómodo.

Se da la vuelta el perenquén y me habla:
–No estás contando mi historia.

–También es mi historia–, le digo. –Tú vives en presente continuo; para ti no hay relación entre causas y efectos. Pero el presente continuo es pasivo; el presente “humano” es activo. Esta es la diferencia entre karma y destino: la acción. Y, por lo tanto, la responsabilidad.

Rueda sobre su vientre el Ouroboros.
–Respeta a tus dioses, pues un hombre sin dioses es capaz de cualquier crimen.

Me arriesgo a convertirme en piedra mirándole fijamente a los ojos:
–Son los hombres con un dios los que más muertos han provocado– le digo.
–No me oyes, humano –me contesta. –Ten más de un dios, porque uno sólo es demasiado.
–¿Acaso eres Baal? –le respondo. Pero sé que lo que dice es cierto.

Dando vueltas a mi alrededor dice roncamente el tigre:
–Ama a tu patria.

–Sí, le susurro, amo a mi patria perdida en medio del océano. Pero mi patria son también la poesía y los albañiles. Todos y cada uno de los seres humanos que viven, que sufren, que luchan o que se han rendido.
–Eres demasiado débil o demasiado atrevido –dice desdeñosamente, dándome la espalda.

Se me acerca el león y ruge:
–Fortalece tu voluntad. Disponte a vencer.

Sí, pienso: atreverse a vencer es casi haberlo conseguido. No hay una fuerza más poderosa que la voluntad humana. Y sin embargo...

Entonces aterriza el dragón. Entre la humareda, me llegan sus palabras:
–Todo es impermanencia. La rueda gira y gira, como tu cabeza.
–Tú también, poderoso dragón. No te entiendo.
Furioso brama:
–¡Vive! ¡Vive ahora! ¡No hay otra!

Saco un cigarro:
–¿Sabes? Tienes razón. ¿Podrías darme fuego?

No hay comentarios: