Social Icons

rss feed email

sábado, 6 de agosto de 2011

Ciudadano

Vives la soledad inmensa
que se dilata en retículas sin fin,
acorralado por tus errores y por el asfalto.

En la misma extensión que tú

otras criaturas malviven o trafican,
mientras el tiempo se impone a dentelladas.


Junto al mar, bajo las luces de sodio

de la noche, buscas sin cesar otra mirada,
una boca que comparta besos y saliva,

la caricia tibia de un reconocimiento.


Estás perdido. No suena la esperanza
para tu causa. Sólo el rumor de los andamios,

la palpitación de los martillos,

la balada de humo de las calles respirando.

Llegará el día en que la ciudad cante

en una escala cálida y humana,

llena de rostros amables

y barricadas.


No hay comentarios: