Social Icons

rss feed email

domingo, 10 de octubre de 2010

La última humillación

Le dieron el Premio Canarias de Literatura cuando ya se estaba muriendo. Ahora, un año después de muerto, le dan el Premio Nacional (español) de Literatura. Veinte mil euros que, en vida, le hubiesen ayudado a soportar la miseria. Quienes lo olvidaron, se atreven ahora a colocárselo en la pechera, como si fuera una medalla. Quienes ocultaron su obra, su hermosa y lúcida obra, se atreven ahora a "concederle" un premio de mierda.

Y los que nunca le escucharon, ahora le loan. Hipócritas hijos de puta: unos y otros escondiendo que José María Millares Sall era un poeta comunista. Y que le encarcelaron, le represaliaron y le ningunearon precisamente por eso. Lo cantaba el propio José María:

Sí, a vosotros, que sois como el número tres, me dirijo.
Quisiera poder deciros
cómo aborrezco cada latido de vuestros corazones de perro con librea,
porque no tenéis la sangre suficiente para dirigir una palabra
hacia esa altura desnuda en la paloma;
sin que se acobarde y se estire como una lengua babosa
por las ensortijadas manos que os consume;
porque carecéis de espíritu, porque habéis nacido como un número,
como el número tres,
débil y rastrero, sin voluntad de hombres, sin voz.

No hay comentarios: