Social Icons

rss feed email

miércoles, 10 de junio de 2009

Demasiado humano

Cuando se celebraba un triunfo en Roma, sobre el carro del general al que el pueblo aclamaba, iba un esclavo que le decía en voz alta: "Respice post te! Hominem esse te memento!" (¡Mira detrás de ti! ¡Recuerda que eres sólo un hombre!). Y añadía: "Cave ne cadas!" (¡Cuida de no caer!). Con la recesión imperialista avanzando desbocada, convendría que alguien le dijera a cada uno de los políticos burgueses (es decir, los que hay): recuerda que eres sólo un hombre (o una mujer).

Hay precedentes en la misma historia de la metrópoli. La proclamación de la I República española supuso el fin del reinado de Isabel II. Cuando se restauró la monarquía, su hijo Alfonso XII fue recibido en Madrid de manera apoteósica. Emocionado, se dirigió a uno de los manifestantes: "Gracias, gracias". Éste le respondió: "Esto no es nada: ¡tendría usted que haber visto la que armamos cuando echamos a su madre!".

"Sic transit gloria mundi" (así pasa la gloria mundana), enseñaban los estoicos. ¡Cuida de no caer!

1 comentario:

laluzenlanoche dijo...

(¡Mira detrás de ti! ¡Recuerda que eres sólo un hombre!)--Mira patrás míijo,quéres un hombre namás.---(¡Cuida de no caer!)--jársa payá ke téscoñas.---.
Que un toque de "canariedad humoristica",tampoco viene mal.
publicado por martin.