Social Icons

rss feed email

sábado, 9 de junio de 2012

Manual de la Alegría (XVII)

Empapado en el tacto de la noche,
me uno a la furia de la ciudad y sus canciones.
Las máquinas voladoras dividen el cielo
como balas que marcan la muerte de alguien.
Ya he vuelto de los viajes nunca emprendidos
porque el principio está tan lejano como el fin.
Este camino no nos lleva a ningún sitio.
¿A qué apresurarse?
Y sin embargo, nuestras huellas nos persiguen obstinadas.
El infierno aún tiene pisos inferiores
y sótanos más profundos.
Hay infortunios que aún no he visitado.
No hay lugar en el que estemos a salvo.
Sólo el desierto nos lleva a alguna parte.



No hay comentarios: