Social Icons

rss feed email

domingo, 26 de abril de 2009

Simpatías

Bien mirado, el problema de la mayoría de ustedes es la simpatía. La que ponen en el bando menos apropiado, quiero decir. Entre Robin Hood y el sheriff de Nottingham, no se les ocurre otra cosa que ponerse del lado de Robin. Cuando Guillermo Tell se negó a inclinarse ante el sombrero del duque Gessler, ustedes (o gente como ustedes) se ponían de parte del arquero suizo.

En el levantamiento del 2 de mayo en Madrid, seguro que los hubiese encontrado entre los insurrectos frente a las muy democráticas tropas de Napoleón Bonaparte. En la Italia del siglo XIX estarían con Giusseppe Garibaldi y sus "camisas rojas", en vez de respaldando a las autoridades austriacas o al rey Francisco II de Nápoles. Cuando el gobierno de Thiers se rindió a los prusianos, ustedes estarían alzados con la Comuna de París, aunque después el mismo Thiers masacrara a los comuneros.

Es una incontenible compulsión de ponerse de parte de las víctimas frente a los verdugos. De parte de los torturados frente a los torturadores. Con las mujeres apalizadas frente a los maltratadores. Con los oprimidos frente a los potentados. Con la democracia de la II República española frente a los golpistas.

Aún más: frente a la poderosa maquinaria bélica nazi, que dominaba Europa, ustedes venga a apoyar a la Resistencia. Pero también a los independentistas argelinos frente a los paracaidistas franceses. O a los patriotas indios frente a la corona inglesa. A los vietnamitas que luchaban por echar a los ocupantes usamericanos y su gobierno títere. A la inmensa humanidad pobre, frente a las multinacionales y el FMI.

Una enfermedad histórica, ya ven. El contagio hizo que algunos de ustedes estuviesen contra la feroz dictadura franquista y a favor de la libertad. Seguro, incluso, que ahora mismo simpatizan con los resistentes irakíes, en vez de hacerlo con los invasores que asolan su país. Con la insurgencia afgana, y contra los genocidas que bombardean las aldeas. Contra esa OTAN asesina de mujeres y de niños, Zapatero.

Ya les digo: no tenemos remedio.

No hay comentarios: