Social Icons

rss feed email

miércoles, 11 de febrero de 2009

Radical

Me llega otra vez el comentario de que soy muy radical. En sentido estricto, debería sentirme muy halagado. Radical es el que va a la raíz de los problemas. El médico que ante un apéndice intestinal a punto de reventar procede a extirparlo, es un radical. No sería de recibo que nos recetara calmantes. Cierto es que no siempre podemos ser radicales en las soluciones. O no podemos o no debemos. Pero, al menos, debemos ser siempre radicales en los análisis. Dejarnos de monsergas, autoengaños, paños calientes y fantasías.

Cuando afirmamos que la Tierra es redonda y gira alrededor del Sol, y que no es cierto que sea plana o que esté quieta en el centro del universo, somos radicales. No nos dejamos engañar, o sea. Claro que muchas veces se emplea el término "radical" para referirse a esa maravillosa política de matar moscas a cañonazos. Al extremismo sin tino ni medida, vamos.

Y en eso, me temo, no entro en la categoría. Aunque haberlos, haylos. Integristas del dinero fácil, empeñados en hormigonar y alicatar hasta el último centímetro cuadrado de las islas, que el espacio libre no es negocio. Extremistas empeñados en cargarse el istmo de Las Palmas, contra toda prevención y todo recato. Mándenle para arriba, que bussiness es bisnes, o viceversa. Radicales de la comisión y de las obras públicas con mordida. Ayatolás de la recalificación. Extremistas de la permuta y del pelotazo. Insaciables vampirizadores de subvenciones, desgravaciones y favores. Fundamentalistas de las fundaciones financiadas con la pasta de todos. Teóricos del "a vivir, que son dos días". Y todo ello bajo la consigna de que "el que no está conmigo, está contra mí" y "leña al que proteste".

Como ven, comparado con todo eso, uno es un niño de teta. Hay un refrán gallego que dice que "nos mean, y tenemos que decir que llueve". Soy tan radical que, aunque igualmente mojado, me atrevo a señalar que eso que cae no es, precisamente, cerveza. Señor, señor, qué cruz.


Sirinok, de Rodolfo Santana

No hay comentarios: