Social Icons

rss feed email

miércoles, 18 de febrero de 2009

Áureo

El número áureo, llamado φ (fi) en honor al escultor griego Fidias, es el resultado de dividir por dos la suma de uno más raíz de cinco. Lo exótico de este número es que se encuentra en las proporciones de numerosos elementos, tanto matemáticos como naturales: desde las partes del pentágrama hasta la relación entre la altura de un ser humano y la de su ombligo, pasando por el diseño de caracolas, la nervaduras de las hojas de algunos árboles, el grosor de las ramas, etc.

En Los elementos, Euclides señala que "se dice que una línea recta está dividida en el extremo y su proporcional cuando la línea entera es al segmento mayor como el mayor es al menor". Y en Mysterium Cosmographicum, Johannes Kepler decía que “la geometría tiene dos grandes tesoros: uno es el teorema de Pitágoras; el otro, la división de una línea entre el extremo y su proporcional. El primero lo podemos comparar a una medida de oro; el segundo lo debemos denominar una joya preciosa”.

Humanos como somos, algo tan luminosamente natural, que se explica a sí mismo, ha sido convertido en justificación para peregrinas teologías y oscurantismos sin cuento. Los vendedores de pócimas y de dioses, los traficantes de supersticiones y los economistas burgueses, no descansan.

No hay comentarios: