Social Icons

rss feed email

lunes, 22 de diciembre de 2008

Opio

Cuando el gobierno chino de la época intentó detener el tráfico del opio, los británicos, que lo controlaban, montaron dos Guerras del Opio (1839 a 1860). Gran Bretaña y Francia se enfrentaron a China para mantener su gran negocio del narcotráfico. China perdió ambas guerras y, como consecuencia, Gran Bretaña y otros países imperialistas, incluido Estados Unidos, ocuparon por la fuerza ciertas "concesiones" (como Hong-Kong) y obtuvieron especiales privilegios comerciales, entre ellos el monopolio del opio.

En la actualidad, y según la Oficina de Drogas y Crimen de la ONU, Afganistán cultiva las tres cuartas partes del opio ilegal producido en el mundo. La superficie dedicada a la producción de opio se estima en más de 80.000 hectáreas. El comercio internacional de opiáceos procedentes de este país mueve unos 50.000 millones de dólares anuales, y en él hay más de 500.000 personas involucradas. Todo este dinero, al igual que el del narcotráfico procedente de otros países, circula a través de paraísos fiscales. Y se amparan en las leyes de secreto bancario.

Casualmente, todos los intentos internacionales por restringir la impunidad de esos paraísos fiscales han tropezado con la intransigente negativa de EEUU. No en vano, el Pentágono y la CIA han utilizado ese dinero para financiar golpes de Estado, asesinatos políticos, escuadrones de la muerte, atentados terroristas. Y para organizar y armar a los talibanes y al grupo de su ex agente Osama Bin Laden.

Al igual que hace siglo y medio, ese capital es crucial para el sistema imperialista: frena la devaluación del dólar, no pasa ningún control democrático, y permite una gran libertad de acción en el negocio internacional de la venta de armas. Un comercio legal controlado por las grandes multinacionales. Los atentados terroristas de Al Qaeda, financiados con el opio, pueden detenerse pero, para ello, el imperio USA debe renunciar a las ventajas estratégicas del narcotráfico. Ah, amigo.


PUT THE BLAME ON MAME

Dicen que cuando la vaca de la señora O'Leary
pateó la linterna en la ciudad de Chicago
se inició el fuego que quemó Chicago.

Esa es la historia que se contó,
pero esto es lo que de verdad ocurrió.
Échenle la culpa a Mame, muchachos,
échenle la culpa a Mame.

Mamá besó a un comprador de fuera de la ciudad
Ese beso incendió Chicago.
Así que pueden echar la culpa a Mame, muchachos,
échenle la culpa a Mame.

Recuerde que la ventisca, de vuelta en Manhattan
En mil ochocientos ochenta y seis
Dicen que el tráfico fue cerrado
Y la gente no se podía mover.

Esa es la historia que se contó,
pero esto es lo que de verdad ocurrió.
Échenle la culpa a Mame, muchachos,
échenle la culpa a Mame.

Mamá dió un "No" tan helado a un zoquete
que durante siete días cayó sobre ellos la nieve.
Así que pueden echar la culpa a Mame, muchachos,
échenle la culpa a Mame.

Cuando el terremoto en San Francisco
en mil novecientos seis
Dijeron que la Madre Naturaleza
volvió a sus viejos trucos.

Esa es la historia que se contó,
pero esto es lo que de verdad ocurrió.
Échenle la culpa a Mame, muchachos,
échenle la culpa a Mame.

Una noche comenzó a moverse y agitarse
hasta que provocó el terremoto de Frisco
Así que pueden echar la culpa a Mame, muchachos,
échenle la culpa a Mame.

Una vez fueron tirados para arriba en el Klondike
cuando tenían a Dan McGrew.
Los amigos le echaron la culpa
a la señorita conocida como Lew.

Esa es la historia que se contó,
pero esto es lo que de verdad ocurrió.
Échenle la culpa a Mame, muchachos,
échenle la culpa a Mame.

Mamá hizo un baile llamado el Hichy-koo
eso es lo que asesinó a McGrew.
Así que pueden echar la culpa a Mame, muchachos,
échenle la culpa a Mame.

No hay comentarios: