Social Icons

rss feed email

martes, 16 de septiembre de 2008

Lo que flota

No se crean eso de que la corrupción es fruto de la intrínseca maldad humana. O que es un problema estrictamente ético o legal. Qué va. Mientras vivamos en una sociedad dividida en clases, en la que unos tienen demasiado y otros demasiado poco, ocurrirá lo mismo. Dado que no hay "libre competencia", sino competencia a secas (y terriblemente despiadada), los que disponen de más capital arreglan las cosas a su favor. Al fin y al cabo, sólo se trata de dinero.

Y eso vale tanto con respecto a políticos, jueces y funcionarios. Va contra el curso natural de las cosas exigir una integridad estoica a prueba de bomba. Mucho menos cuando todo el aparato del Estado está organizado para favorecer a unos pocos y garantizarles sus propiedades, sus riquezas, su seguridad, sus subvenciones, sus exenciones fiscales, sus contratas y el dominio de sus ideas. Lo que hay que procurar es que no se dé el estado de cosas en el que no sólo es posible la corrupción, sino inevitable.

Mientras tanto, todas las lamentaciones y rasgamientos de vestiduras no son sino un paripé hipócrita. Que, encima, suele señalar siempre a los corrompidos, pero nunca a los corruptores. Claro que los medios de comunicación no suelen estar en manos de los albañiles, precisamente. Alguna vez habrá que empezar a actuar contra los capitalistas que corrompen (y que se llevan el botín), y no sólo contra los bandidos que se dejan corromper. Pero para que eso sea posible tiene que haber otra forma de hacer política y una administración de justicia en la que de verdad estén los ciudadanos.

Y también, alguna vez, habrá que empezar a considerar inmoral que haya gente que gane tantísimo dinero mientras otros, sencillamente, pasan hambre. Y por lo tanto, que las leyes prohíban el enriquecimiento desaforado de unos hombres sobre otros. Que igual que hay un salario mínimo, haya un beneficio máximo. En Canarias, con tanto floating cash -más de 20 mil millones de euros sólo de Reserva para Inversiones (RIC)-, es normal que esté arriba lo que siempre flota cuando revientan las alcantarillas.


Phil Ochs canta Joe Hill

No hay comentarios: