Social Icons

rss feed email

sábado, 16 de agosto de 2008

Vacaciones

La paradoja del capitalismo es que convierte lo que es propiamente humano (es decir, el trabajo) en algo animal, embrutecedor. Y, por el contrario, eleva a la categoría de especialmente humanas a actividades puramente animales: descansar, acariciarse, remolonear, comer, dormir, disfrutar de los cachorros…

Para los que nos vemos obligados a malvivir de un salario vendiendo nuestra fuerza de trabajo y nuestra salud, las vacaciones se convierten en una imperiosa necesidad, no sólo física sino, sobre todo, intelectual. Un periodo de pausa que viene a demostrar que las vacaciones son el estado natural del ser humano –en contra de la opinión de los nazis que inscribían en la entrada de los campos de exterminio el lema “Arbeit macht frei”, el trabajo libera–.

Ayer comenzaron mis vacaciones. Esta vez pienso dedicarlas intensamente a no hacer nada, pero con fruición. Nada de viajes, controles en los aeropuertos, maletas, apuros, horarios… Mantendré el contacto con ustedes a través de esta página, pero relajadamente. Sin fanatismos, digamos.


Marlene Dietrich canta Lilí Marlene










[Las olimpiadas de Beijing y el odioso Occidente. Francisco Umpiérrez Sánchez.]

No hay comentarios: