Social Icons

rss feed email

jueves, 31 de julio de 2008

Parábola ferroviaria

Cuentan que, en lo que entonces era la URSS, se recibió en cierta ocasión la visita del ministro de Obras Públicas de Checoslova-quia. Tras los actos protocola-rios, el mandamás ruso le invitó a su casa particular. El asombro del checo ante el lujo de la morada del aquél era mayúsculo. "Camarada", le dijo, "¿cómo puedes tener una casa como ésta? El sueldo del Partido no da para tanto". Tras muchas evasivas del uno, y ante la insistencia del otro, el ruso le aclaró: "Bueno, acércate a la ventana y te lo explico. ¿Ves el puente aquel?". "", respondió el checo. "Pues tiene veinte mil toneladas de hormigón. ¡Debería tener treinta mil!", añadió mirándole significativamente. "¡Ah!", alcanzó a expresar el otro.

Pasado un año, es el ministro soviético el que visita Checoslovaquia. Al igual que en la ocasión anterior, y tras los actos oficiales, el anfitrión recibe al huésped en su vivienda particular. Pero ahora el que se queda con la boca abierta es el ruso. "¡Pero si esta casa es diez veces más lujosa que la mía! Por favor, corresponde a mi confianza contándome cómo lo has conseguido". "Bien, acércate a la ventana que te lo voy a explicar", empezó el checo. "¿Ves el puente aquel de ahí?". "No, no veo ningún puente, camarada". "Pues precisamente", concluyó el checo. Como dicen los italianos, se non e vero, e ben trovato.

Dirán ustedes que qué hago yo contándoles esta historia. Lo confesaré: iba a hablarles de la corrupción en Canarias. De que ya ha alcanzado tales niveles, que no se guardan ni las formas. Ya no se trata del sobre por debajo de la mesa o la ayuda a la campaña electoral. Ni del 5 por ciento de comisión por tal o cual obra pública. Ahora los políticos aparecen descaradamente como agentes comerciales de tal o cual lobby empresarial. Como conseguidores. Vuelan los miles de millones en subvenciones. Desaparecen montañas en el ir y venir del papeleo. Se recalifica hasta lo incalificable. Se trazan líneas férreas en el aire. El despiporre.

De todo eso quería hablarles, ya les digo. Pero la verdad es que me da mucha pereza. No sé si merece la pena en una sociedad que traga con lo que le echan. "Y pues él rompe recatos (explicaba Quevedo) y ablanda al juez más severo, poderoso caballero es don Dinero". Por cierto, acérquense a la ventana. ¿Ven el tren ese de ahí?

No hay comentarios: