Social Icons

rss feed email

domingo, 6 de julio de 2008

La imposibilidad de IU

Lo que queda del PCE quiere que Iz-quierda Unida se convierta en una fuerza anticapitalista, pegada a la clase obrera y confrontada a las posiciones de derechas que encarnan tanto PSOE como PP. Lo que echan de menos, sin formularlo claramente, es un partido comunista. El problema es que esperan que lo hagan los ecologistas y la izquierda divina, que es la esencia de IU.

El PCE se fue convirtiendo bajo la dictadura en una amalgama antifranquista. Y terminó siendo pieza clave en la legitimación de la salida "democrática" y monárquica del fascismo. Perdido totalmente el norte, en 1986 se subsumió en una marca electoral que escondiera "las herramientas", desembocando en una ambigüedad en la que se mezclaba ecología, socialdemocracia y "nuevos movimientos sociales". Y en la que el PCE se redujo a una corriente de opinión.

Todo por un puñado de votos. Claro que para votar a una izquierda ligth pequeña, es más útil votar a una izquierda ligth grande. Y ahí se los merendó el PSOE.

Los autores intelectuales y materiales de la liquidación del PCE comprueban ahora que no da réditos, e intentan recuperar lo que derramaron en el polvo del oportunismo y de la democracia burguesa. Tarde ya para volver a meter la leche en la botella.

Ismael Serrano canta Papá cuéntame otra vez


1 comentario:

gallo rojo dijo...

Se equivoca el PCE al apuntarse de manera acrítica al "partido anticapitalista". He opinado sobre este tema a través de une comentario en el artículo que Antoni Puig ha escrito en su blog y que, por cierto, considero que lo ha enfocado de una manera bastante ponderada. Nuestros amigos del PCE no tienen en cuenta que el apoyo mediatico con el que la propuesta troskista esta contando no es casual: Se espera que todo esto sirva para liquidar definitivamente al PC Frances. Y nuestros "comunistas" españoles sin enterarse.