Social Icons

rss feed email

martes, 1 de julio de 2008

Godos

Entre la izquierda española no se suele entender el término canario godo. Se le asimila a maketo o charnego, utilizados en Euskal Herria y Catalunya para referirse a los ciudadanos de otras partes del Estado que van allí a trabajar. Son términos despectivos, desde la estimación de la superioridad propia frente a la supuesta inferioridad e incultura del foráneo. Es decir, son términos ofensivos.

Sin embargo, en una colonia como Canarias, el español solía ser el mandamás, el funcionario monárquico o fascista que exhibía una prepotencia sin límites frente a los “mauros” (o máuros, o bien magos -de Magec-) indígenas. Es el godo el que nos desprecia. De hecho, ningún pueblo del Estado ha sufrido la venta de su gente como esclavos, ni algo tan terrible como el llamado “impuesto de sangre”. Frente a esta opresión, y a falta de una expresión mejor (como “colonialista”), los canarios hemos utilizado la palabra godo como termino defensivo.

A la vez, siempre hemos diferenciado entre el peninsular –quién venía aquí a trabajar como uno más, sin chulearnos, y ha sido recibido siempre con los brazos abiertos– y el godo avasallador. Colonizados sí, pero no idiotas.

Silvio Rodríguez canta El Mayor


No hay comentarios: