Social Icons

rss feed email

domingo, 8 de junio de 2008

Marte

Marte dista de nosotros entre 56 y 400 millones de kilómetros, dependiendo de las posiciones orbitales relativas. La superficie del planeta rojo es aproximadamente igual a la de las tierras emergidas de la Tierra. Tiene 6.794 kilómetros de diámetro, mientras esta tiene 12.756 kilómetros. Con sólo el 10,7% de la masa terrestre, la gravedad de Marte es de 3,71 metros por segundo al cuadrado, un poco más de un tercio de la de nuestro planeta.

La presión atmosférica en la superficie de Marte es, por término medio, de 5,6 milibares, la mitad del uno por ciento de la terrestre. Su atmósfera está compuesta principalmente por dióxido de carbono.

Las temperaturas en el nivel de referencia de superficie (no hay “nivel del mar”, puesto que no hay mares) oscilan entre los –143ºC y los +27ºC. Un ser humano en la superficie de Marte se congelaría al cabo de pocos minutos, aunque primero moriría por exposición al casi-vacío de su atmósfera. Si así y todo consiguiera sobrevivir a la congelación y a la baja presión, y si encontrara un suministro de oxígeno para respirar, aún debería soportar los altos niveles de radiación procedentes del sol y de otras fuentes, al no disponer de una protectora capa de ozono.

Cuando el sistema social imperante acabe con la vida en la Tierra, Marte será el planeta más hospitalario del sistema solar. Se comprende el interés de personas de todo el mundo, como las de
The Mars Society, en apostar por su colonización.

Pero, antes de que se me entusiasmen ustedes y enarbolen la bandera marciana –roja, verde y azul–, hay que pensar en manos de quién va a estar la cosa. Quién administrará los fondos del Imfem (Instituto Mundial para el Fomento de la Exploración de Marte). Quién dará las licencias de obras en Hellas Planitia, o calificará los terrenos en Tarsis. Quienes se beneficiarán del Régimen Especial de Abastecimiento de Marte. O recibirán subvenciones para construir hoteles en Noctys Labyrinthus. Por no hablar de la adjudicación de alguna obra monumental en Olimpus Mons, con agujero incluido.

Como sean los que usted y yo conocemos, estamos perdidos.


John Lennon canta Imagine

[Sobada soberanía. Félix M. Arencibia]


No hay comentarios: