Social Icons

rss feed email

sábado, 24 de mayo de 2008

Hipotecas y pobreza

Hace siete años me ví obligado a comprar un piso porque el crédito me salía más barato que el alquiler que estaba pagando. De hecho, los alquileres estaban más caros que las hipotecas. La cosa es que el precio del dinero, marcado por el Banco Central Europeo, al que nadie controla democráticamente -salvo las grandes corporaciones financieras, claro- ha ido subiendo tanto que ya se me vá más de la mitad del sueldo en pagar la hipoteca. Y eso que es una hipoteca pequeña, por un piso pequeño.

Dentro de unos días me revisan el tipo de interés. Precisamente cuando el Euríbor ha superado ya el 5%. Eso me va a suponer unos 50 euros más al mes, 600 al año. Que se suman a una cesta de la compra cuyo precio se me ha duplicado en menos de dos años.

A poco que me descuide -o que me quede sin el trabajo- me puedo ver en un apuro. O perder la casa. mal momento para caer en la pobreza. Ya sabíamos por los datos oficiales del INE español que, a final de 2006, el 28,5% de las canarias y de los canarios vivían bajo el umbral de la pobreza: unas 560.000 personas. El pasado jueves una organización tan poco sospechosa de izquierdismo como Cáritas Diocesana, en su Memoria Anual 2007, informaba que atendió a 11.821 personas el año pasado, 163 personas más que en 2006.

Cáritas denuncia la especial incidencia de la pobreza en mujeres, ancianos y niños. Y que “el 45% de las familias canarias no llegan a fin de mes según la encuesta de Hogares”, subrayando que en estos casos las familias tiene serios problemas para adquirir bienes destinados a cubrir necesidades básicas, como alimentos o ropa.

Cualquiera de nosotros puede traspasar esa delgada línea que nos lleve a la miseria. Aquí mismo. Ahora.


Víctor Jara canta Las casitas del barrio alto


No hay comentarios: